Alamy logo

Labor nueva. . CARMITA VaLDES también nuevo para él. ¡Decididamente, algo muygrave había pasado! ¡algo muy grave! Cuando concluyó de engancharlo, habló nn mo-mento el nuevo auriga con otros hombres del esta-blo. Parecían aguardar algo, charlar con animación.Compadecían a alguien... Pero el caballo no acer-taba a comprender nada. ¡Si hubiese sido su amo,el otro, el que hablase! A él sí que le comprendía,aun sin hablar; pero los demás hombres eran unenigma indescifrable y temeroso. iHabría muerto su amo? pensó. Un presenti-miento, una gran certidumbre, llenó de tristeza inu-sitada su alma rudime

Labor nueva. . CARMITA VaLDES también nuevo para él. ¡Decididamente, algo muygrave había pasado! ¡algo muy grave! Cuando concluyó de engancharlo, habló nn mo-mento el nuevo auriga con otros hombres del esta-blo. Parecían aguardar algo, charlar con animación.Compadecían a alguien... Pero el caballo no acer-taba a comprender nada. ¡Si hubiese sido su amo,el otro, el que hablase! A él sí que le comprendía,aun sin hablar; pero los demás hombres eran unenigma indescifrable y temeroso. iHabría muerto su amo? pensó. Un presenti-miento, una gran certidumbre, llenó de tristeza inu-sitada su alma rudime Stock Photo
Preview

Image details

Contributor:

The Reading Room / Alamy Stock Photo

Image ID:

2AX1R6C

File size:

7.2 MB (351.2 KB Compressed download)

Releases:

Model - no | Property - noDo I need a release?

Dimensions:

1261 x 1982 px | 21.4 x 33.6 cm | 8.4 x 13.2 inches | 150dpi

More information:

This image is a public domain image, which means either that copyright has expired in the image or the copyright holder has waived their copyright. Alamy charges you a fee for access to the high resolution copy of the image.

This image could have imperfections as it’s either historical or reportage.

Labor nueva. . CARMITA VaLDES también nuevo para él. ¡Decididamente, algo muygrave había pasado! ¡algo muy grave! Cuando concluyó de engancharlo, habló nn mo-mento el nuevo auriga con otros hombres del esta-blo. Parecían aguardar algo, charlar con animación.Compadecían a alguien... Pero el caballo no acer-taba a comprender nada. ¡Si hubiese sido su amo,el otro, el que hablase! A él sí que le comprendía,aun sin hablar; pero los demás hombres eran unenigma indescifrable y temeroso. iHabría muerto su amo? pensó. Un presenti-miento, una gran certidumbre, llenó de tristeza inu-sitada su alma rudimentaria de bruto. Sí, habíamuerto, había muerto. Y él estaba solo, solo porcompleto en el mundo enorme donde escasea la ave-na y abundan los latigazos.... VICENTE GOME Carmita Valdés.Vicente Gómez. ¡Vedlos ahí! Unidos para siempre por las dulcescadenas del amor. . En la noche del pasado sábado, en el Altar Mayorde la Iglesia del Monserrate, unieron para siempresus destinos, la distinguida señorita Carmen Valdésy el culto joven, hijo de un grande del periodismocubano, Sr. Vicente Gómez. A pesar de haber sido invitada la concurrenciapara las ocho y treinta minutos de la noche, a lasocho ya estaban las naves de dicho templo comple-tamente invadidas por una concurrencia selectísi-ma, que con su presencia fué a testimoniar a lo.scontrayentes su afecto y su deseo de que la felici-dad siempre les sonría. LABOR NUEVA 11 Cada vez que el cronista tiene oportunidad de ver reunido en alguna parte tanto elemento valiosode nuestra ra/.a, siente algo así como un consuelopara las múltiples amarguras de la vida. Con ellotiene oportunidad de decir a los detractores queno todo es malo entre los elementos de color... Ahí están!... Fué lo

Save up to 30% with our image packs

Pre-pay for multiple images and download on demand.

View discounts